lunes, septiembre 1

LAS HADAS Y LOS SERES ELEMENTALES



La idea sobre la existencia de los duendes y hadas, es común en las más diversas culturas. Éstos, son seres que cuentan con el don de poseer cierta magia y poderes. Los duendes, específicamente, son seres elementales de la Naturaleza. Y aunque son difíciles de contactar, muchas personas aseguran haberse encontrado en algún momento de su vida cara a cara con ellos. Son típicos habitantes del continente europeo, aunque no faltan quienes afirmen que también existen en Sudamérica.En cambio, cuando nos referimos a las hadas, quizás no sepamos explicar el significado preciso del término, pero sí todos entendemos a qué nos referimos. Y nos guste o no, y para bien en la mayoría de los casos y para mal en algunos, los duendes y hadas están en este mundo con nosotros.

Los duendes son seres de escasa y diminuta estatura; miden entre los treinta centímetros y un metro de altura. Su hábitat natural generalmente son los bosques, aunque algunos habitan en los jardines y los fondos de ciertas casas, propicias para ello. Ya que a estos simpáticos hombrecillos les agrada la compañía de los niños asi como a las hadas(por su pureza de corazón), para jugar con ellos. Son de buen carácter; estando por lo tanto casi siempre de buen humor. Aunque también existen duendes malvados, capaces de hacerle daño a los humanos, si éstos los enojan. Por ese motivo es conveniente evitar ofenderlos, por ejemplo: dudando de su existencia, de sus poderes o burlándose de su apariencia

Los duendes, en su mayoría, se dedican a la tarea de cuidar las plantas, los árboles y los demás elementos de la naturaleza. Las hadas, con sus gráciles alas que le permiten lucirse con gracia, viven entre las flores; siendo su morada preferida los lirios, las azucenas y las campanillas.

Por fortuna, los duendes y hadas son generalmente seres de buen augurio y capaces de prestar ayuda; otorgándole favores a quienes sepan dónde, cuándo y de qué manera pedírselo.
Al creer en la magia y su existencia, avivamos la hoguera de nuestra imaginación y fantasía; renovando incluso los votos de nuestras más íntimas esperanzas



1 comentario:

Thiago dijo...

yo creo en las hadas y en los duendes y en los elfos tb. La prueba de los duendes es que a veces los ves en los jardines.... Bien es verdad que parecen de piedra, pero es que están disimulando y solo se mueven cuando el que los observa cree en ellos, jajaja

Bezos embrujados.