viernes, julio 17

BUDA HOTEI


Se cree que Hotei, originalmente, fue un monje budista que vivió hace más de 1000 años. Según las tradiciones, se trataba de un hombre amoroso, de buen carácter y, debido a su naturaleza benevolente, se le llegó a considerar una encarnación del bodhisattva Maitreya (el futuro Buda), pero esta suposición era solo de tipo alegórico pues, más bien, gracias a sus prominentes barriga y sonrisa, terminó siendo caricaturizado como el “Buda gordo”.



Generalmente, Hotei es un adulto calvo que ríe o se sonríe y que va vestido con una túnica que deja expuesta una gran barriga (símbolo de la felicidad, la buena suerte y la plenitud).


En la mitología china, el estómago se considera la plataforma del alma y, por consiguiente, la gran barriga puede ser considerada una alegoría del gran corazón de Hotei. Todas estas imágenes presentan a Hotei como un monje nómada que viaja por todos lados y que le quita la tristeza a la gente. En general, es un personaje por el que resulta muy fácil sentir simpatía.

Hotei es admirado por su felicidad, su plenitud y, aparentemente, por su sabiduría. Una creencia referente a la figura de Hotei en el folklore oriental es que si una persona le frota el vientre a una figura suya, obtiene riquezas, buena suerte y prosperidad. Esta creencia no forma parte del canon budista.



En China, los budistas han adoptado a Hotei en el panteón budista Mahayana como el Buda sonriente y su imagen puede encontrarse en la sala de recepción de muchos monasterios budistas. Los templos chán, generalmente tendrán ubicado a Hotei en la entrada o el jardín.

A Hotei se le ha atribuido el título de Buda Maitreya debido a un poema que, supuestamente, fue escrito en su lecho de muerte y que reza así:



Maitreya Maitreya
Todos buscan a Maitreya
No se dan cuenta
De que él está aquí.


Durante la Dinastía Liang, la figura de Maitreya era muy popular debido a la efervescencia política y a que muchos budistas veneraban a Maitreya en espera de que llegara pronto a esparcir el Dharma por el mundo. Los budistas de la época tomaron el poema para explicar que Hotei desde un principio había sido Maitreya y, por esto, la espera era vana —y, por consecuencia, se le atribuyó ese título en las tradiciones populares—.

La mayoría de los budistas contemporáneos ahora ven en el poema de Hotei una alegoría: se debe buscar la salvación personal en el momento presente, no en un futuro imaginario.

Como se dijo en el párrafo introductorio, en Japón Hotei es visto como uno de los “Shichi Fukujin”, los Siete dioses shinto de la suerte. Se cree que él es el único miembro de los siete que está basado en un ser humano.


Cuando el budismo empezaba a entrar en Japón, y los monjes misioneros budistas estaban dando a conocer el mensaje y el camino de Gautama Buddha en las islas japonesas, desarrollaron un método para que su mensaje calara a mayor profundidad entre los nativos (que practicaban el shintoísmo).

Los monjes solo tuvieron éxito cuando dieron testimonio de los principios budistas, usando los kami shintoístas. Los kami eran los dioses del Shinto y eran adorados como tales por los creyentes.

Los monjes budistas comunicaron su ideología a los nativos japoneses usando a los kami como ejemplos de la práctica budista. Como consecuencia de esto, el budismo fue aceptado en todos los rincones de Japón y, de una de estas manifestaciones, vino Hotei.




Las estatuas, amuletos y estatuillas de Hotei han llegado a ser bien conocidas en Occidente.

Gracias al nuevo entusiasmo se ha hecho evidente un gran desconocimiento de la cultura y la historia orientales. Una equivocación común es la homologación entre el “Buda sonriente” y Sidarta Gautama, el Buda, el fundador del budismo; en ocasiones, los aficionados de turno no pueden establecer la diferencia entre uno y otro.

Asimismo, se considera a Hotei como el patrón de los restaurantes, las pitonisas y los cantineros. Cuando un bar cuenta con una representación de Hotei y algún cliente come o bebe en exceso, las personas suelen atribuir ello a la íntima influencia de Hotei

2 comentarios:

Menda dijo...

Ains, pues tenía que ser simpatiquísimo, ajjajajaj.

En casa, tenermos una figurita de jade(sí, de jade, de un color verde precioso) con este simpático personaje. Un día de estos la fotografío y la pongo en el blog.

Un abrazo.

embrujo dijo...

JEJEJEJ ESO PARECE, MIRA YO EN MI NEGOCIO LO TENGO PUESTO SOBRE UN CANASTO Y LE HECHO PUÑADITOS DE ARROZ Y MONEDITAS CADA FIN DE AÑO LE RENUEVO EL ARROZ Y LAS MONEDAS QUE LE PONGO Y LE PONEN MIS CLIENTES LAS DONO A UNA O.N.G , PERO CADA AÑO LE TIENEN QUE COMPRAR ALGO PARA EL .EL PASADO AÑO RECAUDE 300 EUROS FUERON A PARAR A UNA NIÑA CON FIBROSIS QUISTICA. UN BESITO BOMBON