sábado, octubre 24

LA CRUZ DE CARAVACA.


El poder milagroso de esta cruz, tiene su origen en una leyenda que data del año 1232, cuando el rey moro Muley Albuceil obligó a oficiar misa a un sacerdote que tenía prisionero. Para ello, y movido por la curiosidad de descubrir qué misterio ocultaba el sacrificio de la misa, mandó traer prácticamente todo lo necesario para su celebración. El sacerdote no se opuso, pero cuando comenzó, le fue imposible articular palabra. Muley preguntó el motivo, y el sacerdote le contestó que no podía continuar porque faltaba la santa Cruz; en ese momento, dos ángeles bajaron del cielo con una cruz patriarcal de cuatro brazos.
Ante tal prodigio, el rey moro se convirtió al cristianismo, y la imagen de esta cruz patriarcal fue motivo de un fervor popular y una veneración tal, que pronto llegó a convertirse en símbolo de auténtico poder talismánico.
Como amuleto su virtud principal es la protección, ya que sintoniza con la providencia divina. La cruz, que suele ir acompañada de un librito de oraciones, protege del mal en un amplio sentido: peligros, adversidad, enfermedades o malas energías.
Aunque también hay que tener en cuenta que su poder depende, en buena medida, de la fe que en ella deposite la persona que la lleva.


Bendición casera para Recargar la Cruz

Un paso fundamental para potenciar el poder de los símbolos sagrados es la Bendición.
Para ello, solo se necesitarás agua bendita (recuerda que la uedes bendecir tu) y su cruz.
Trabaja en una mesa despejada, pon al centro la Cruz de Caravaca, se debe quedar recostada sobre una de sus caras. Coge el agua bendita, moja un dedo de tu mano derecha y traza un círculo alrededor de la cruz. Dibuja la circunferencia en sentido horario ( a igual dirección que las agujas del reloj). Concentra tus pensamientos, cuando el círculo de agua se haya secado, debes de dar vuelta la cruz, para que la otra cara quede a la vista. Vuelve a trazar el círculo protector de agua bendita. cuando se haya secado di lo siguiente:


” Agua Santa,
que ahuyentas el mal
y todo lo transformas en Bien,
devuélvele a mi cruz,
su pureza original, para que brille
sobre mi corazón como una estrellas de bondad. Así sea”

A continuación persígnate y retira la cruz de la mesa, ya la tendras lista para colgartela y que te protega, ati o bien colgada sobre la puerta de la casa. besitos

5 comentarios:

Winnie0 dijo...

Me encanta ese matiz de que es fundamental la fe que tenga el que la posee. Me encanta saber esta historia. besos

S. dijo...

yo tenía una y se me dobló.
La envidia que es muy mala supongo.
Por cierto mi hombre perdido no se ha cogido los huevos con ninguna nevera,y no le cabe cierta cosa en el tubo ese que llevan los indígenas de gran hermano.
Cosas de anchura jajajjajaja.
Un besazo

Menda. dijo...

¿Sabes que tengo una de plata desde hace muchos años?. Una vez me la puse de pendiente, ajajjajaja ( mis años locos). Un besazo, mi niño guapo!

EURICE dijo...

Siempre la Fe refuerza todo...
Un buen fin de semana para ti EMBRUJO

alex dijo...

Sabía que la Cruz de Caravaca tenía la condición de protección a quien la llevaba, y tbm que había que regalarla, pero no la leyenda. Yo llevo una colgada al cuello. No sabía que se podía bendecir el agua nosotros mismos. Tendré que buscar por tu blog.

Un beso