lunes, mayo 24

FENG-SHUI PARA EL AMOR



Según los principios del Feng Shui, si se armoniza de forma correcta una casa se atrae energías positivas que incluyen la amistad y el amor.


En este sentido, es conveniente indicar que existe el Feng Shui del amor el cual ayuda no sólo a atraer el amor a aquellas personas que se encuentran solas sentimentalmente sino también ayuda a fortalecer la pasión y revivir los sentimientos, en especial en las parejas que están a punto de separarse.


Cuando una pareja se encuentra en esa situación, es necesario equilibrar las fuerzas yin y yang, que representan lo femenino y lo masculino. De esta manera el hogar tendrá armonía, paz y felicidad.


Sin embargo, para equilibrar estas fuerzas, es necesario tomar en cuenta algunos consejos que deben ser aplicados en la casa (y en especial en la habitación de la pareja) y que a continuación describimos:
- Mantener la casa limpia y libre de objetos y de ropa que ya no utiliza.
- La iluminación del cuarto debe ser suave para que favorezca el encuentro de dos almas que se aman y se complementan.


Igualmente, debe recibir los rayos del Sol y la brisa de la mañana, puesto que favorece el flujo libre del chi (energía),
- No debe llevar a la habitación las preocupaciones del día (oficina, trabajo, etc.), ya que este sitio está destinado para el descanso y la intimidad. Tampoco conviene discutir en la habitación. Si debe tratar algún tema conflictivo, lo más recomendable es buscar otro sitio de la casa o si puede ser un lugar abierto como un parque mucho mejor.
- En el cuarto se pueden colocar objetos pares (lámparas, jarras, figuras, etc.), pues al ser dos simbolizan la felicidad amorosa y si estos objetos son elaborados en cristal y tiene un color amarillo o rojos, es mucho mejor, ya que estos elementos activan las emociones y purificar el ambiente.
- No debe tener dentro de su habitación aparatos que irradien energías electromagnéticas como el televisor, el radio, el ordenador, el móvil, pues causan irritación y atrapan el sueño.
- Los espejos activan la pasión durante el día, pero antes de dormir deben ser cubiertos con alguna tela, ya que pueden causar insomnio.
- Si la alcoba tiene baño, la puerta y la tapa del inodoro deben permanecer cerrada, ya que, de lo contrario, pudiera escapar energía positiva.
- No permita que otras personas entren en su alcoba (ni mucho menos se sientan en la cama, pues ellas dejan impregnadas en el ambiente su estado de humor y romper así la armonía.
- Los objetos relacionados con el amor y el matrimonio (fotos, regalos, recuerdos, etc.) maximizan la relación.
- La cama, de ser posible de madera (material que ayuda a mantener la calidez en la relación) debe estar orientada hacia al norte y si puede tener buena visión desde la cabecera, mucho mejor.
www.embrujotiendamagica.com

7 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Hola Embrujillo, yo no podría seguir estos consejos aunque quisiera, es lo que tiene vivir en un piso pequeño. La orientación de los muebles y la colocación de objetos la dicta el espacio disponible.

Alijodos dijo...

Buenas amigo un placer pasar nuevamente por esta tu casa..pronto me cambio de casa asi que necesitare consejos armoniosos para mi nuevo hogar...me ayudas? Un abrazo...

S. dijo...

Voy a poner la cama y a mi noviete mirando pa Almería,te voy a decir yo si va a haber suerte o no...

Mujer a los 30 y tantos dijo...

Gracias Embrujo..lo pndre en marcha ahora que tengo la oportunidad de arreglar mi pisito desde Cero!!

Un beso y un superabrazo.

HADALUNA dijo...

Embrujito, siempre dándonos lecciones que nos enseñan cosas nuevas.

Me encanta venir a hacerte una visita mientras me tomo un té.

Besitos mágicos.

embrujo dijo...

Hola,cuanta positividad desprende siempre tus consejos,ahora que llego el buen tiempo habra que poner en practica tus consejitos.

un abrazo.

mario julio dijo...

Hola mi nombre es Mario y me gustaría saber si con FENG-SHUI PARA EL AMOR con la imagen de los corazones se puede ocupar en mi caso que hace un mes estoy separado de mi esposa (23 años de casado)yo necesito crear el momento para la reconciliación.