viernes, octubre 29

LAS FASES LUNARES


El satélite natural de la Tierra interviene en el estado de ánimo, varía la vitalidad, capacidad intelectual y sensibilidad, entre otras cosas. Su ciclo de 28 días afecta con la vibración específica según la fase en que se encuentra

Por extraño que parezca, tener en cuenta las fases lunares será de utilidad para averiguar el día propicio para pedir un aumento, pedir día en la peluquería o empezar la dieta para esos kilitos que se instalaron en las caderas y no hay forma de quitarlos, el día más propicio para empezar un nuevo amor, cocinar, planear viajes y negocios o hacer rituales de belleza.

La Luna nueva

La luna renace, inicia nuevo ciclo. Nuevos proyectos. Todo lo que se comience bajo su influencia se verá favorecido. Tratamientos, viajes, estudios, siembras… No obstante, se deberá evitar la llamada “Luna negra” y esperar a que vuelva a aparecer la Luna en el cielo, aunque sea muy fina.

Primer cuarto creciente

Es un momento de emprender proyectos y de hacer negocios -los tratos económicos darán fruto en unos diez días-. Una luna tan delgada es el mejor horizonte para iniciar una relación. Tiempo de gran actividad, de nacimiento, de crecimiento. Ideal para los cortes de cabello, pues crecerá más aprisa. Se asimilan más los alimentos que en otras fases, por lo tanto es mala época para comenzar una dieta. Buena época para comenzar entrenamientos físicos, deportivos y laborales, estrenar una nueva casa o un nuevo coche.

Segundo cuarto creciente

Período en el que se puede producir una pequeña crisis, pero no hay que rendirse ni darse por vencidos, con pequeños cambios, todo lo que hagamos con ilusión seguirá adelante. Es tiempo de ocuparse de cosas que ya están empezadas de antes que de comenzar cosas nuevas. Es tiempo de desarrollo, de que los procesos ya iniciados se desarrollen. Todo crece, se incrementa, evoluciona, se desarrolla.

Luna llena

Culminación, éxito de todo lo que empezó en la luna creciente. Ahora está todo en su plenitud. Es el momento de dar a conocer las decisiones importantes, de hacer públicos los proyectos, es decir, de sacar a la luz todo lo que llevamos dentro, de confesar nuestros sentimientos. Es buena etapa para dejar atrás lo ya concluido, pero no es buena para iniciar nada. Ayuda a decidir cuando algo se terminó definitivamente, una relación, un trabajo, una situación. Los nacimientos son más probables en esta fase de la luna. También es buena época para iniciar un amor, un noviazgo o casarse, pero teniendo en cuenta que los días mejores son lo 2 días anteriores a la Luna llena.

Primer cuarto menguante

Es la fase que invita a disfrutar de la vida y dar a conocer a todos los éxitos obtenidos. Recibimos el apoyo y la aprobación incondicional de los amigos y de la familia. Comenzar una dieta en esta fase de la luna es ideal para bajar más rápido de peso. También es buena fase para hacer una cura de estrés o cualquier tipo de retiro espiritual.

Segundo cuarto menguante

A medida que la luna mengua, los proyectos -sobre todo las aventuras amorosas- corren el peligro de hacerlo con ella. Conviene ser prudentes. Es tiempo de reposo. De finalizar los proyectos, cerrar temas pendientes. Momento de repliegue, lentitud. Es tiempo de proyectar, reorganizarse. Lo que se corte tardará más en crecer. Es momento de renovar fuerzas interiorizarlas. Todo lo engorroso como mudanzas, pedir o préstamos es mejor hacerlo en esta fase, aunque la resolución sea más lenta que en creciente es más seguro

2 comentarios:

Winnie0 dijo...

Soy lunática o lunera o fan ´como quieras llamarlo Embrujito. En luna llena me cargo las pilas..un besito y feliz finde

caotico_jq dijo...

Mira que detesto las filosofías estas de email... pero el punto 4 y el 9 son auténticas perlicas, que creo que debería tener en cuenta más a menudo. Gracias, bitch.