jueves, diciembre 23

MIS MEJORES DESEOS

CON MIS MEJORES DESEOS DE QUE ESTA NAVIDAD
LOGREIS VUESTROS PROPOSITOS, Y QUE LA ESTRELLA DE BELEN SEPA GUIAROS EN EL CAMINO DEL AMOR , SALUD Y EL TRABAJO.

GRACIAS POR SEGUIR UN AÑO MAS A MI LADO.


FELIZ NAVIDAD


http://www.embrujotiendamagica.com/

miércoles, diciembre 22

RITUAL AÑO NUEVO PARA CADA SIGNO


ARIES: El elemento: el fuego. Compatibiliza con las velas. Prender 1
vela roja, calma la envidia y trasmuta hacia el amor abriendo los
caminos cerrados.
Prender en Nochebuena o Navidad.

TAURO: Elemento tierra.
Prender una vela verde o marrón, el color está relacionado con la
tierra y la naturaleza, renaciendo todos los años con la primavera,
otorga energía positiva y abre caminos. Prenderlo en Nochebuena o
Navidad.

GEMINIS: Elemento aire.
Prender vela celeste o rosa color pastel que está relacionado con la
mente y para concretar negocios, trabajos, ofertas laborales.
Prenderlo durante la Nochebuena o Navidad. ¡Lo que se piensa se
cumple! Cuando la vela está encendida.

CANCER: Elemento agua.
Prender 1 vela amarilla para que se cumpla todo lo que se dice.
Conectado con la energía potencial, el poder del oro, primer metal, el
más preciado, otorga poder. Prenderla durante la Nochebuena o en
Navidad.

LEO: Elemento fuego.
Prender una vela roja o naranja para abrir caminos en el amor y en la
energía vital otorga rejuvenecimiento para el cuerpo mente en general.
Tratar de buscar vela naranja prenderla en Nochebuena y Navidad.

VIRGO: Elemento la tierra
Prender 1 vela color verde para ayudar a descansar y sacar el stress.
Al prender 1 vela se conecta para cambiar hacia la felicidad y renovar
la imaginación.
Prenderla en Navidad o Nochebuena.

LIBRA: Elemento fuego.
Se prende la vela de color azul o rojo, el color nos conecta con el
equilibrio la fuerza y la justicia. Se prende siempre en Navidad o Año
Nuevo.

ESCORPIO: Elemento agua.
Se prende la vela celesta o blanca para conectarse con la protección
cósmica y espiritual y de esta manera se fortalece para avanzar más
rápido, se abren grandes caminos.
Se prende en Navidad o Año Nuevo.

SAGITARIO: Elemento fuego.
Se prende vela color violeta para poder encontrarse con uno mismo
"inside". Hacerlo en el momento que esté prendido por 5 o 10 minutos y
en soledad.
Prenderla en Navidad o Año Nuevo.

CAPRICORNIO: Elemento tierra.
Colocar vela marrón o naranja. En el momento que está prendida pedir
deseos económicos energéticos (salud y amor). Prenderla en Navidad o
Año Nuevo.

ACUARIO: Elemento aire.
Prender vela amarilla y blanca.
Organiza la espiritualidad y nos abre camino para el dinero, ayuda a
fortalecer confianza y fuerza para conseguir proyectos nuevos.
Prenderlos y tratar de meditar unos minutos. Prenderlos en la noche de
Navidad y Año Nuevo.

PISCIS: Elemento agua.
Prender velas celestes o azules, nos ayuda a la búsqueda constanste de
espiritualidad y equilibrio, este ritual nos da alegría de vivir,
felicidad, energía todo lo relacionado al verse bien.
Prenderlo siempre si estás en tu casa, la noche de Navidad o Año Nuevo

lunes, diciembre 20

RECETAS DE NOCHEVIEJA Y AÑO NUEVO


Los rituales son eslabones que unen a unas generaciones con otras con el fin de preservar una tradición o favorecer un ambiente cargado de energía positiva. El fin del año despierta muchas expectativas acerca de cómo será el año que se avecina, por lo que muchos ponemos en práctica rituales para lograr el éxito y buena suerte.

Limpieza personal y del entorno

Los rituales más comunes para esta época son los riegos o despojos para la casa, baños corporales y sahumerios, con el fin de deshacernos de lo malo y atraer cosas positivas.

Hay diversos tipos de sahumerios: seco, sahumerio mojado, para el amor, para la limpieza del hogar, lo que las personas buscan es limpiar sus casas de malas energías y acondicionarla para el otro año.

Se piensa que los riegos, baños o sahumerios se hacen por hacer y muchos los hacen de manera empírica, lo ideal, es consultar a una persona de confianza que sepa lo que hace. Normalmente las personas malinterpretan el modo de actuar de estas tres cosas que se hacen a fin de año, creen que en una consulta resolverán sus problemas antes que inicie el año, lo cual es imposible.

Los baños se utilizan específicamente para el cuerpo. Los riegos y los sahumerios son para los objetos materiales; la casa, el coche bienespersonales; las sustancias que se usan más en éstos son; el sándalo, las flores, el pájaro macuá, ónix, canela, yerbabuena, albahaca, entre otros. Los resultados de los baños y los riegos no son a largo plazo; duran lo máximo mes y medio.

Recetas centenarias

La canela es indicada para lograr la tranquilidad espiritual de la casa. Se ponen a hervir dos o tres vasos de agua con siete a ocho astillas de canela, se cierra toda la casa para que el olor de la especia inunde todo el lugar, lo que logrará un ambiente más pasivo en el hogar donde haya muchas peleas y diferencias.

La albahaca tiene muchos usos, el principal, eliminar los malos espíritus. Preparauna infusión y pónla debajo de la cama y listo, ¡fuera todo lo malo!

Entre los rituales más practicados en nuestro país se cuentan: comerse doce uvas y contar las semillas, el número resultante será el de la suerte para el otro año; beber una copa de vino y tirar la copa vacía sobre el hombro en representación del año que pasó; tomar una maleta con ropa y salir y darle la vuelta a la casa o al vecindario para atraer buena energía y viajes.

También hay quienes colocan un huevo en un vaso de agua y al terminar el año lo sacan y se abre para ver las características del mismo, las figuras que en él aparezcan, determinarán sus predicciones para el próximo año o en el huevo quedarán todas las cosas malas.

Se reúnen monedas de diferentes denominaciones y se colocan en las esquinas de la casa para atraer el dinero; lo mismo se hace con limones, que de acuerdo con los entendidos, atraen la buena suerte; como augurio de fin de año, muchos empiezan a construir sus casas y en las bases o cimientos ponen monedas o billetes para que nunca falte el dinero en el hogar.

Con el tabaco, que aleja los malos espíritus, se fuma y se hecha humo por toda la casa. Esto se hace principalmente en el campo, que según dicen es un sitio que le agrada a los espíritus malignos porque allí hay paz espiritual.

Muchas personas tienen como tradición poner un pescado asado en su mesa como símbolo de prosperidad, pero sólo se come la cabeza y no la cola. Otros empuñan doce centimos que luego se tiran hacia atrás, para llamar la abundancia, o cuando dan las doce procuran tener dinero en sus manos, con el fin de que no falte a lo largo del próximo año.

Las velas tienen un comportamiento de acuerdo con las necesidades. Para esta época las velas que más se venden son las rojas, las verdes y las blancas. Las primeras se utilizan en rituales del amor; las verdes son para atraer el dinero y la prosperidad económica, y las blancas se emplean para lograr paz espiritual.

Se recomienda comenzar el año con toda la ropa nueva, para tener suerte y prosperidad, si no se puede, se sugiere usar interiores amarillos al revés, tanto los hombres como las mujeres. El amarillo simboliza el amanecer de un nuevo día, es el color del sol, el astro rey, representa la riqueza y la prosperidad.

Cada cual tiene su manera de pensar y sus rituales personales y familiares y si funciona para ellos, “que siga la tradición”.

lunes, diciembre 13

ORACION DEL ARBOL DE LA NAVIDAD Y CARTA AL ESPIRITU DE LA NAVIDAD


Esta es otra creencia sobre el origen del arbol navideño.
Además del “belén” o “el pesebre de navidad” es costumbre utilizar en el tiempo navideño el “Árbol de Navidad”. Veamos algunos de sus elementos que nos pueden ayudar a profundizar en el misterio de la Navidad – Encarnación.

EL ÁRBOL mismo nos trae a la memoria el árbol del Paraíso (cf. Gn 2, 9 – 17) de cuyo fruto comieron Adán y Eva desobedeciendo a Dios. El árbol entonces nos recuerda el origen de nuestra desgracia: el pecado. Y nos recuerda que el niño va a nacer de Santa María es el Mesías prometido que viene a traernos el don de la reconciliación.

LAS LUCES nos recuerdan que el Señor Jesús es la luz del mundo que ilumina nuestras vidas, sacándonos de las tinieblas del pecado y guiándonos en nuestro peregrinar hacia la Casa del Padre.

LA ESTRELLA. Al igual que en Belén hace dos mil seis años una estrella se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño Jesús, con María su Madre, causando este acontecimiento una gran alegría en los Reyes Magos (ver Mt 2, 9 – 10). Hoy una estrella corona nuestro árbol recordándonos que el acontecimiento del nacimiento de Jesús ha traído la verdadera alegría a nuestras vidas.

LOS REGALOS colocados a los pies del árbol simbolizan aquellos dones con los que los reyes magos adoraron al Niño Dios. Además nos recuerdan que tanto amó Dios Padre al mundo que le entregó (le regaló) a su único hijo para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.

RITO DE BENDICIÓN DEL ÁRBOL NAVIDEÑO

Todos los presentes, santiguándose, dicen:

En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El padre de familia dice:

Bendito sea Dios,Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales. En los cielos, en Cristo.

Todos responden:

Bendito sea el Señor por los siglos.

LECTURA

Uno de los presentes, lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura:
Escuchemos con atención la lectura del profeta Isaías:

“Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado”.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

Luego el padre de familia, con las manos juntas, dice la oración de bendición:

Oremos.

Bendito seas, Señor y Padre nuestro,que nos concedes recordar con fe en estos días de Navidad los misterios del nacimiento del Señor Jesús.
Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol Y lo hemos embellecido con luces,con la ilusión de celebrar
La navidad, que podamos vivir a la luz de los ejemplos de la vida plena de tu Hijo y ser enriquecidos con las virtudes que resplandecen en su santa infancia.
Gloria a Él por los siglos de los siglos.


Todos responden: Amén.
Al final, todos los presentes, santiguándose, dicen:

En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Que Dios los colme de dicha , paz y amor, en todos los días de vuestras vidas



CARTA PARA EL ESPIRITU DE LA NAVIDAD.

Esta es una bella tradición que se celebra el día 21 de diciembre. Una gran energía baja este día al planeta con la misión de dar, permitiéndonos cristalizar todos nuestros deseos y peticiones para el año que está próximo a comenzar.
Ese día temprano en la mañana abre todas las puertas y ventanas de tu casa para darle la bienvenida al Espíritu de la Navidad diciendo:

“Bienvenido seas a mi casa y mi corazón, Espíritu de la Navidad”.

Gracias por tu presencia.

Pide perdón de corazón por todas tus faltas, perdónate y perdona a los demás.

Limpia bien la casa, todos los rincones. Enciende incienso. Por la noche prepara una buena cena con tu familia, todo en armonía. Antes de sentarte a la mesa haces una meditación bien positiva y pidiendo perdón por todas las faltas reconocidas y aún por las que no reconoces. Ya estas lista para comenzar a pedir.

Escribe una carta al Espíritu de la Navidad, pones fecha, lugar y hora, pones: en nombre de mi amada, magna presencia YO SOY, le doy la bienvenida al Santo Espíritu de la Navidad quien baja al planeta hoy con la misión de dar. Te saludo y te doy las gracias por lo que me vas a conceder en el año 2011 y por lo que he recibido en el 2010 Elimina todo lo negativo del planeta y de nuestra vida, concédeme: prosperidad, salud, paz y amor. Ahora coge un papel amarillo, lo cortas en tiritas suficientemente grande para que en ellas puedas escribir cada una de tus peticiones. Todo lo escribes en tiempo presente y bien detallado en forma precisa. “Dios ya lo ha concedido.”

Las guardas después en una caja y a medida que se vayan cumpliendo, las sacas y las quemas, dando gracias. Luego de elaborar tus peticiones, abres nuevamente las puertas y ventanas, bendice tus alimentos y dale las gracias al Espíritu de la Navidad. Y que la Luz te envuelva y hagas buen uso de los bienes que recibas