viernes, enero 27

CURAS CON SAL EN EL FENG SHUI

En el feng Shui el agua salada es muy útil para curar enfermedades y prevenir cualquier tipo de afección. A pesar de que la cura con agua salada es buenas para todos los problemas de salud, hay algunos casos específicos en los que sus poderes curativos son aún más efectivos. Dolores de garganta y resfriados.
Para utilizar correctamente esta cura hay que seguir algunos pasos:
Necesitaremos aproximadamente 700 gramos de sal gruesa, agua, un recipiente de vidrio de boca ancha con capacidad para un litro, seis moneditas chinas de cobre y una pieza pequeña de plata, para lo cual podemos usar por ejemplo, algún pendiente o anillo de ese metal puro que nos haya quedado sin compañero.

Colocamos sal gruesa hasta completar ¾ del recipiente de vidrio, sobre la sal ponemos las seis monedas y el pedacito de plata, y llenamos con agua hasta el cuello del recipiente, pero sin que se desborde (hasta donde suelen empezar las muescas para las tapas). Lo ponemos en el suelo o sobre un mueble con un plato hondo o recipiente pues lo más probable es que el contenido se desborde, arrastrando energías poco favorables. Aproximadamente en una semana, la sal con el agua comenzarán a tornarse de color verdoso o grisáceo: señal de que está bien ubicada y no nos hemos equivocado los puntos cardinales.
Si la energía ya es muy mala, desbordará el contenido.
El frasco debe llenarse y luego taparse para que al moverse no se caiga agua.

Si se cae un poco de agua se debe colocar agua nuevamente, es muy importante que se mantenga la combinación de agua y sal

El frasco debe ser colocado en un lugar estratégico, para ello se debe saber cual es el número Kua personal de salud y direcciones, para luego colocarlo allí.

En caso de que la persona esté enferma es muy útil colocar el frasco cerca de la cama.
Una cura es, simplemente, armonizar lo que no está en equilibrio, lo cual sucede cuando , las energías residentes se encuentran con las temporales. Y si los “desarreglos” se producen por las relaciones entre los cinco elementos, el “arreglo” parte de la misma base.

Iremos agregando agua ocasionalmente, pues, obviamente se evaporará. Si notamos desborde en el recipiente, tirarlo fuera de la casa, usando guantes de goma pues claro, estará lleno de “mala onda”. Podemos cambiar (tirando siempre el contenido) la cura cada tres meses, usando el mismo recipiente, si notamos mucho “movimiento” en el frasco.

Finalmente, sacar de la zona todos los elementos que representen Fuego (rojos, rosas, y tonalidades afines, figuras piramidales, electrodomésticos, luces intensas, velas) y recordar un antiguo dicho chino: al Tai Su (Gran Duque) siempre es mejor darle la espalda que enfrentarlo, por lo cual preferible no sentarse mirando hacia el Este.

Si la cura se realiza en la zona del dormitorio de matrimonio, pongan un toque de Fuego (rojo, velas, luces, pirámides, triángulos) para evitar infidelidades y discusiones.
Un poco, que el elemento Fuego siempre debe ser usado con mucha prudencia, sobre todo si no conocemos las estrellas bases de la carta de nuestra casa.