lunes, junio 3

AMULETO OJO DE BUEY.

Propiedades de la La Semilla Ojo de Buey 
Se usa como amuleto, atrae la suerte y debe ser regalada. 
De color marrón rojizo con reflejos oscuros y dorados, o de variedad de color con borde plateado, tiene propiedades curativas; armoniza, es útil para liberarse de traumas y desarrollar firmeza para enfrentar cambios.
Proporciona un aumento de la resistencia física y crea una coraza a las influencias negativas externas. 
La posesión de este poderoso amuleto aumenta la confianza en si misma de la persona que lo lleva, haciéndolo un ser seguro y con mucho éxito en la vida.

El Ojo de Buey tiene una energía muy especial y poderosa que fundamentalmente nos puede ayudar a perseverar cuando nuestra fuerza de voluntad flaquea. 
Ideal para cuando estamos intentando cambiar algo en nosotros o en nuestra vida y no nos sentimos capaces de conseguirlo. Es un amuleto ideal para reforzar la fuerza de voluntad y para ayudarnos a admitir nuestras responsabilidades. Cuando sabemos que nos tenemos que enfrentar a algo que requiere de gran esfuerzo esta semilla nos aporta toda la energía que necesitamos. 
El Ojo de Buey es un gran aliado en materia de superación personal, podría decirse que es un cristal para el espíritu.

Esta semilla es muy apreciada debido a sus efectos protectores contra la envidia, y también por su belleza enigmática. Se puede portar fácilmente como dije, en collares, o engarzada en objetos personales de plata o madera; podrá también llevarse entre sus ropas para conjurar resentimientos. El Ojo de Buey aporta una energía poderosa, densa y muy profunda; por tanto es fabuloso para cualquier cosa relacionada con la Madre Tierra. Además, nos ayuda a reforzar nuestro espíritu y nos aporta una amorosa calidez. Con el Ojo de Buey nos sentiremos protegidos. Se puede utilizar para cualquier tipo de meditación. Ideal para el primer, tercer y cuarto chakra. Purifica los pensamientos negativos, aleja el miedo y stress, aumenta la autoestima y voluntad, atrae la paz, armonia y suerte.


Limpieza de amuletos de origen vegetal 
Sabido es que los amuletos y talismanes de uso personal jamás deben de ser tocados por otra persona, pero en ocasiones, ésto ocurre, o simplemente creemos que, por algún motivo, nuestro amuleto o talismán, está impregnado de malas vibraciones o energías negativas. 

Los talismanes y amuletos siempre deben limpiarse en luna llena, pues el baño lunar los carga de energía positiva. Los de origen mineral (piedras y metales) usualmente se limpian con agua y sal o si se puede, mejor con agua de mar. Pero para los amuletos de origen vegetal, lo ideal es limpiarlos con aceites o incienso, ya que la sal puede dañar o alterar sus propiedades. El Ojo de Buey se puede limpiar fácilmente frotándolo con hojas de ruda, con incienso de la misma planta o incienso de coco o canela. En Cuba acostumbran limpiarlo con miel y ron.  Lo importante es que el ritual de limpieza que se escoja, se haga con convencimiento y fe, toda vez que como ya he dicho, es nuestro inconsciente el que carga de significado positivo el objeto en cuestión. 

A continuación enseño un ritual algo más elaborado, el cual te servirá para descargar tu Semilla de Ojo de Buey de esas nocivas vibraciones y malas energías que pueda tener. Para hacerlo necesitarás lo siguiente: 
Ingredientes: Una vela amarilla, una vela roja, una vela verde, agua bendita, (puedes pedirla en una iglesia, si no lo consigues, puedes sustituirla por agua de dolmen que se vende en tiendas esotéricas) aceite de rosa de Jericó, aceite de muérdago, aceite de ruda, un vaso o recipiente en el que quepa el objeto o semillas a purificar y un palito de madera. 
Preparación: Vierte en el recipiente el agua bendita o de dolmen, el aceite de muérdago, el aceite de ruda, el aceite de rosa de Jericó, agítalo con un palito de madera para que queden bien mezclados (aunque luego, al reposar la mezcla se separe el agua de los aceites, no pasa nada, ya que se han impregnado unos de otros). Coloca las tres velas en forma de triángulo y el vaso o recipiente en el centro del triángulo. Enciende las tres velas, deposita dentro del recipiente la Semilla de Ojo de Buey o demás amuletos de origen vegetal a "limpiar" de manera que queden totalmente cubiertos por la mezcla del agua y los aceites. Cuando ya estén sumergidos, recita la siguiente oración:
"¡Oh Jesucristo!, que limpiaste los pecados del mundo,

Tú que enseñaste la Verdad,
Tú que muestras el Camino hacia el Padre,
te suplico que Limpies estos objetos que te presento de toda mala vibración.
para ello hago este ritual y recito esta oración.
Por los siglos de los siglos Amén".
A continuación sacaremos uno a uno los objetos del recipiente y los limpiaremos con un trapo nuevo de algodón blanco. 
Una vez finalizado el ritual, debes deshacerte de la mezcla del agua y el aceite y los restos de las velas enterrándolas en algún lugar fuera del alcance de otras personas. 
Este ritual debes realizarlo un día de Luna Llena entre las 9 y 12 de la noche.
www.embrujotiendamagica.com

1 comentario:

Rozando los 40 dijo...

Hola Embrujo !!! Corazón cuanto tiempo que nos tienes abandonad@s... que alegría me da verte por aquí.
Gracias por tus consejos. un beso